La creatividad, cómo impulsarla

Según la RAE, la creatividad es la Facultad de crear. La capacitación de creación.
A vueltas andamos siempre con que si el ser creativo “nace” o “se hace”.

Yo soy de las personas que piensan lo segundo, es decir todos somos en mayor o menor medida creativos y sólo es cuestión de aplicar esa creatividad innata a determinadas funciones de nuestro trabajo diario e incluso en el día a día personal para llegar a solucionar los problemas que se plantean, con una gran dosis de desarrollo y aprendizaje que muchas veces se basa en el método “ensayo-error”.
Para crear algo primero hemos de tener una necesidad de dar salida bien simplemente a nuestro talento (cada cual el suyo), bien solucionar algún problema.
Hemos de plantear las posibles soluciones en nuestra cabeza, y en base a nuestros conocimientos, recogida de datos, comparaciones, inspiración, etc , se van incubando las posibles ideas para llevarlo a cabo.

Una de las formas (publicitarias en sus orígenes), más conocidas para la generación de ideas es el llamado Brainstorming (Tormenta de ideas).

Fue desarrollada por Alex Osborn (especialista en creatividad y publicidad) en los años 30 y publicada en 1963 en el libro “Applied Imagination”.
Se basa en el trabajo en equipo en el que un coordinador dinamiza la sesió y anota las respuestas (o las graba), y el grupo dice todo lo que quiera sobre la posible solución a un tema sin saltarse las normas básicas:

  • Toda crítica está prohibida
  • Toda idea es bienvenida
  • Tantas ideas como sea posible
  • El desarrollo y asociación de las ideas es deseable.

Las ideas recogidas se van trabajando y dando forma, se meditan, se descartan, se modifican, se reorganizan, se combinan, se valoran…
El grupo establece criterios de evaluación de las ideas generadas y las sesiones no deben durar más de una hora.

A partir de ésta técnica se desarrolla la Sinéctica ( Funciona mediante la unión de elementos distintos y aparentemente irrelevantes) Ideada por William J.J. Gordon para mejorar el método de Osborn.)

Algunas de sus aseveraciones por ejemplo hablan de que en el proceso creativo el componente emocional es más importante que el intelectual, y el irracional más importante que el racional.
La base es que se vuelva lo conocido extraño y lo extraño conocido, de tal forma que la sideas aparentemente más descabelladas tomen un rumbo de percepciones más amplio.

Aurora Gonzalez

Publicista. Especializada en Comunicación Corporativa, Marketing Online y Redes Sociales.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies