Steve Jobs, gracias por hacernos las cosas fáciles

Agosto de 1995, acababa de invertir 400.000 pesetas de las de antes en un Macintosh.

Estaba emocionada con mi flamante equipo, un Apple Power Macintosh 7200/90 con 8Mb de memoria RAM y 500 Mb de disco duro. Una joya en estado puro.

Me encantaban las pegatinas de las manzanitas arcoíris que venían de regalo, creo que las puse en todos los lugares visibles que por aquel entonces podía (en la parte trasera de mi Ford Fiesta de segunda mano, en las carpetas de la facul…)

Aprendí casi todo lo que sé de diseño en ese equipo, y le fui mimando y ampliando hasta que los G3 le ganaron la partida.
Tenía que buscar proveedores oficiales de Apple (en aquellos años había pocos en Madrid) para comprar escáner e impresora que fueran compatibles, memorias compatibles, programas compatibles… pero era genial lo fácil que resultaba el trabajo.

Eso era lo que tenía trabajar con sistemas pioneros.

Poco a poco me fui alejando de la manzana y creo que empecé a ser infiel a Apple, por cuestiones laborales, los PC y Windows entraron en mi vida.

Pero cuando en 2010 Steve Jobs anunció el lanzamiento del IPad, los chicos de la manzana multicolor (ya monocromática) me volvieron a conquistar.

La base, lo que me queda de la compañía que fundó ese gran visionario, es que gracias a su investigación, permitió que muchos que empezábamos en esto de la informática lo hicieramos por la vía del aprendizaje fácil.

Hoy que conocemos la muerte de Steve Jobs, he estado leyendo algunas de sus grandes frases que podrían servir como inspiración en cualquier situación de la vida, pero me detengo en una que sin duda define su gran aportación en la industria informática:

Para la mayoría de las personas, el diseño es la apariencia. Es la decoración interior. Es la tela de las cortinas y el sofá. Pero para mí, nada podría estar más lejos del significado del diseño. El diseño es el alma fundamental de una creación hecha por el hombre que termina expresándose en sucesivas capas exteriores del producto o el servicio”. Revista Fortune, en 2000

Mi pequeño y modesto homenaje a uno de los genios del siglo XX y XXI.

Aurora Gonzalez

Publicista. Especializada en Comunicación Corporativa, Marketing Online y Redes Sociales.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies